jueves, 20 de julio de 2017

Dulwich Hill - Olympic Park (via Cooks River)

Otro paseo invernal sin salir del área metropolitana. Comenzando desde la estación de Dulwich Hill, la primera parte del recorrido remonta el río Cooks siguiendo una pista ciclista. Por desgracia, este río completamente canalizado sigue siendo una vergüenza medioambiental. Resulta lamentable que las aguas y orillas del Cooks estén llenas de plásticos y otros residuos.

Tras varios kilómetros atravesando parques, el camino llega a una zona más industrial, y tras ella se abandona el Cooks, ya convertido en un simple arroyo. Tras callejear por una zona residencial en Strathfield y Homebush, se llega a otro canal, el Powells Creek. Siguiéndolo se llega al Bicentennial Park, y después a la localidad de Rhodes. Allí han construido un nuevo puente semi-peatonal para cruzar hasta Wentworth Point, donde se ubicaba la villa olímpica del año 2000. El barrio está siendo renovado con nuevas torres de apartamentos. Allí se encuentra también el muelle del ferry fluvial del Parramatta para volver a la ciudad.

Powered by Wikiloc

miércoles, 12 de julio de 2017

Dee Why - Manly (via Narrabeen)

La ruta costera entre Dee Why y Manly es una de mis favoritas. Recientemente volví a recorrerla, pero esta vez añadí un prólogo que me llevó por una pista peatonal que sale de Dee Why, recorre varios parques y llega a la orilla sur de la laguna de Narrabeen. Desde allí me dirigí a la playa para bordear el Long Reef, un pequeño tramo del "Bloody Long Walk" (desde Palm Beach a Manly) que me había quedado pendiente en anteriores excursiones. Una vez superadas las plataformas rocosas del Long Reef se alcanza la playa de Dee Why, y desde allí continué con el ya clásico paseo hasta Manly. Esta variante del recorrido es más larga, pero de gran belleza y permite recorrer distintos tipos de paisaje.

Siguiendo las sugerencias recibidas en entradas anteriores de este blog, voy a experimentar con Wikiloc para incluir un mapa de las rutas. A ver qué tal funciona:


Powered by Wikiloc



sábado, 8 de julio de 2017

Lindfield - Roseville via Two Creeks Track

Esta ruta comienza en la estación de Lindfield. Tras unos pocos minutos callejeando por el suburbio se abandona el asfalto y de pronto uno se encuentra en la oscuridad de un bosque húmedo con musgo y el suelo cubierto de hojas. Es el comienzo de la senda Two Creeks, en un parque cuyo nombre parece puesto por Disney: Seven Little Australians. A continuación se cruza por un estrecho túnel por debajo de una autopista, solo practicable con tiempo seco. Tras el túnel, el camino se convierte en una pista, aunque vuelve a convertirse en una simple senda al llegar al Middle Harbour, uno de los brazos de agua del puerto de Sydney. La desembocadura del arroyo Moore permite acercarse a las rocas y observar el área recreativa de Davidson Park en la otra orilla. Antes de remontar el arroyo Moore para ascender hacia Roseville, merece la pena continuar un poco más por la senda junto a la orilla, que tras pasar por debajo del puente de Roseville llega a una espectacular área recreativa llamada Echo Point. En resumen, un paseo muy agradable y menos de media hora del centro.








domingo, 2 de julio de 2017

Iron Cove - Rhodes

Hoy aproveché un fantástico día de invierno en Sydney que podría pasar por uno de verano en Asturias para hacer una ruta urbana entre Iron Cove y Rhodes, junto al parque olímpico, remontando el curso del río Parramatta por la orilla Sur.

El recorrido atraviesa numerosos parques y rodea algunos campos de golf, y casi todo el tiempo se camina junto a la orilla. Al ser domingo y hacer buen tiempo, los parques estaban llenos de críos haciendo deporte, dueños entrenando a sus perros, familias disfrutando del sol, grupos haciendo barbacoas para sus propias fiestas o para vender salchichas a otros y recaudar algunos fondos. Todo muy típico.

Tras atravesar el barrio de Five Dock se llega a la orilla de una bahía con el curioso nombre de Hen and Chicken Bay cuyo origen no está claro. Los siguientes barrios son Cabarita y Breakfast Point, donde viven residentes muy acaudalados. Al contrario que otros barrios ricos en otras partes de la ciudad, estos son nuevos desarrollos en lugar de antiguas mansiones. El camino continua rodeando el hospital de Concord, incluyendo un ilustre edificio en el extremo de Rocky Point que ha sido utilizado como escenario en El Gran Gatsby (2013). Desde ahí es un corto paseo alrededor de la península de Rhodes hasta la estación de tren.




domingo, 18 de junio de 2017

Control de armas

Australia sufrió en 1996 una terrible masacre en el enclave histórico de Port Arthur (Tasmania). Un desequilibrado utilizó varias armas de fuego para matar a 35 personas y herir a otras 23, antes de ser finalmente reducido por la policía. El país quedó conmocionado. Apenas unas semanas después de la tragedia, el parlamento aprobaba una nueva ley que endurecía las condiciones para adquirir y poseer armas automáticas y semiautomáticas. Hasta entonces los controles habían sido bastante tímidos. La nueva ley contó y sigue contando con el apoyo de los principales partidos. También contó con la oposición de lobbies como la Coalición Cristiana (que también se opone al matrimonio gay o a la comida halal, por poner algunos ejemplos) y, desde el otro lado del Pacífico, la poderosa Asociación Nacional del Rifle.

De hecho, aunque los australianos parecen satisfechos y orgullosos de su legislación, el debate surge de forma recurrente en América. De vez en cuando, especialmente cuando sucede alguna tragedia, alguien en Estados Unidos sugiere adoptar una ley "a la australiana", pero aquel país es incapaz de reaccionar.

Incluso aquí en Australia, tras 20 años, no hay unanimidad acerca del impacto de la ley. Diversos estudios ofrecen conclusiones completamente distintas. Los más optimistas dicen que los asesinatos con armas de fuego han descendido de 0.54 a 0.15 por cada 100,000 habitantes en estas dos décadas. Otros dicen que los datos no son conclusivos, o que la ley es poco efectiva porque los asesinatos con armas de fuego han descendido en la misma proporción que otros crímenes (digo yo que eso también habría que celebrarlo, en lugar de utilizarlo como argumento para menoscabar la ley). Incluso hay quien reconoce un fuerte descenso de los suicidios usando armas de fuego, pero señala a continuación que la tasa de suicidios se mantiene constante. Los suicidas simplemente han cambiado de método.

En los meses siguientes a la aprobación de la ley de 1996, el Gobierno destinó 230 millones de dólares para comprar armas de fuego a quienes quisieran entregarlas voluntariamente. Se recogieron y destruyeron 650,000 armas de fuego que felizmente no han causado ninguna víctima desde entonces. Probablemente una de las mejores inversiones jamás hechas por un gobierno. Aproximadamente el coste de 15 kilómetros de AVE en España, o la mitad del Calatrava de Oviedo. Sin embargo, se estima que quedan al menos otras 200,000 armas de fuego ilegales en Australia.

En los últimos años, Australia ha sufrido algunos incidentes terroristas. En Diciembre de 2014 otro perturbado solitario retuvo durante horas a 17 personas en el Lindt Cafe de Sydney hasta que fue abatido durante un asalto policial en el que murieron dos rehenes. En las horas posteriores a la tragedia, un senador australiano propuso rearmar a la población. Su argumento es que si alguno de los rehenes hubiera llevado armas encima, posiblemente podría haber liquidado al secuestrador en un momento de distracción. Incluso llegó a decir que estas cosas no pasan en EEUU (!!).

Esta semana de que el gobierno australiano ha anunciado que va a abrir un nuevo periodo de amnistía para entregar voluntariamente las armas, esta vez sin contraprestación económica. Se sospecha que una buena parte de estas armas están en una situación "gris". Por ejemplo, proceden de herencias o granjas. El gobierno invita a sus poseedores a entregarlas, sin hacer preguntas. También recuerdan que una vez terminada la amnistía, las penas por posesión ilegal de armas alcanzan los 280,000 dólares y 14 años de prisión. Lo que realmente me ha dejado perplejo es que el anuncio del gobierno relaciona la nueva amnistía con los casos de terrorismo. El argumento es que eliminando las armas, estaremos más seguros. ¡Por fin, algo de racionalidad en la política moderna! Ojalá esta iniciativa ayude a desarmar a la población y evite que "el rifle del abuelo" acabe en las manos del nieto o en el mercado negro.

lunes, 12 de junio de 2017

Tempe - Cronulla

La senda ciclista del río Cooks termina junto a Tempe y Wolli Creek. Allí enlaza con otra senda ciclista que rodea el perfil del estuario del río Cooks pasando junto a la terminal internacional del aeropuerto. Tras cruzar a la margen Sur y rodear el Muddy Creek, la senda llega a la amplia bahía de Botany Bay, no sin antes atravesar una zona con huertas en Kyeemagh, algo que me pilló por sorpresa ya no son muy comunes tan cerca de la ciudad. Allí comienza la larga playa de Lady Robinson, de unos 8 kilómetros.

Un gran puente de carretera cruza la desembocadura del George River. Al otro lado, la senda ciclista ya no está tan bien delimitada. Comparte algunos tramos con tranquilas zonas residenciales, aunque sigue perfectamente señalizada. Continuando junto a la bahía se alcanza finalmente Cronulla. En total son unos 25 kilómetros virtualmente llanos.





domingo, 23 de abril de 2017

Gerringong - Minnamurra

En 2014 quedé encantado con el paseo costero de 12 kilómetros entre Gerringong y Kiama, dos localidades a más de 2 horas en tren al Sur de Sydney. En realidad, la senda continua otros 10 kilómetros más, hasta Minnamurra. Hoy fui con un grupo para hacer el camino completo, y no solo la primera mitad como la otra vez.

Aunque había oido buenos comentarios sobre esta segunda parte del camino, me dio la impresión de que la forma de recorrerlo (en grupo, flexibilidad para detenerse o desviarse, y callejeando por el interior de algunas localidades en lugar de pasear por la playa) restó algo de atractivo a la ruta. Creo que voy a tener que volver alguna otra vez para visitar con calma las formaciones de roca volcánica que dejamos a un lado, y también los paisajes desde las playas. Además, hay un tramo de un kilómetro que se recorre por la acera de una autopista, y otro cercano a una depuradora, ambos un tanto desagradables. Por ahora, me quedo con el primer tramo, el que ya conocía. La parte más bonita del segundo tramo es la llegada a Minnamurra, con una bonita vista de su estuario.